La corrosión es un proceso de desgaste y alteración de un metal, ya sea a través de un ataque químico directo o por reacción electroquímica, existen varios tipos de corrosión que mencionaremos en este apartado. 

La corrosión se produce por un fenómeno electroquímico ocasionado por un flujo masivo generado por las diferencias químicas entre las piezas implicadas, una corriente de electrones se establece cuando existe una diferencia de potencial entre un punto y otro. 

Tipos de corrosión 

Galvánica: es un deterioro común y aparece cuando dos metales diferentes se unen de forma eléctrica en presencia de un electrolito como el agua salada, el resultado de esta unión es una transferencia electrónica de partículas entre un material y otro. 

Asimismo, dos o más diferentes tipos de metales entran en contacto en presencia de un electrolito y se forma una celda galvánica ya que estos metales disponen de diferentes potenciales de reducción. 

Atmósfera: es un deterioro que se produce debidos a los daños corrosivos que se encuentran en el ambiente, como el dióxido de carbono, el vapor del agua. el oxígeno y compuestos de cloro y azufre. 

Celdas de composición: también es conocido como ataque de depósito o corrosión en grietas, se produce normalmente en pequeñas cavidades que se forman normalmente por el contacto entre una pieza de metal y otra diferente, es decir, el deterioro en un punto es más rápido que en otro punto.

Corrosión por tensión dinámica: también es conocido como celdas de esfuerzo, excepto en el caso de que las tensiones sean cíclicas, la carga y descarga repetida normalmente causa una aceleración en el proceso de corrosión, por lo que las tensiones pueden ser el resultado de las cargas de agrietamiento. 

¿Cómo evitar el proceso de corrosión? 

La corrosión es un proceso que puede afectar desde un motor entero hasta piezas pequeñas como tornillos y clavos, conociendo luego que es la corrosión sólo es necesario conocer cómo evitarla y aunque es un proceso natural puede llevar a la persistencia de algunos mecanismos importantes. 

Las cerraduras por su parte pueden padecer de corrosión, es por ello que muchos cerrajeros recomiendan hacer el uso debido de estas y el mantenimiento periodico para que se mantengan en optimas condiciones. 

Para evitar la corrosión, es recomendable invertir en productos que están fabricados en aluminio o acero inoxidable, ya que generalmente estos productos van a estar sometidos a la intemperie. 

Por otra parte, es recomendable mantener las superficies secas y libres de humedad, evitando así que el agua se estanque e inicie el proceso de la corrosión, así mismo, es necesario instalar humificadores para evitar un ambiente de humedad en áreas cerradas como almacenes y así se deterioren todos los metales o herramientas que estén allí guardados. 

Utilizar recubrimientos de grasas, es efectivo para evitar estos procesos, para la limpieza de cadenas o componentes de máquinas en general, utilizar grasas o aceites sobre la superficie metálica la mantendrán perfectamente lubricadas y lejos de él a corrosión. 

Finalmente siguiendo estos sencillos consejos se puede alargar por mucho tiempo la vida útil de los metales que componen las herramientas o productos metálicos que se encuentran en el hogar. 

Por admin

error: Content is protected !!